Tu e-commerce en redes sociales: cómo hacerlo bien 

Ecommerce-web-page-pana

Descubre los factores a tener en cuenta para tu estrategia digital

Las grandes marcas se meten de lleno en el universo de las redes sociales para promocionar sus e-commerces. Conocen la importancia de visibilizar el e-commerce a través de las redes sociales y el potencial y alcance de las mismas. 

Sin embargo, no todas las pequeñas y medianas empresas se aventuran a ello, y las que sí lo hacen no siempre obtienen buenos resultados.

Una de las razones principales por las que una tienda online no vende es que no solo basta con tener presencia, si no que también hay que saber cómo gestionarla. Y para eso, hace falta una estrategia adecuada que defina algunos puntos básicos como los siguientes.

1. Más no es mejor. Tu presencia, solo en las redes adecuadas

Quien mucho abarca, poco aprieta. Sobre todo cuando los recursos humanos y económicos son limitados. Así que, mejor centrarse en las redes sociales realmente importantes para captar a tu audiencia, y olvidarte de todo lo demás. Solo así conseguirás un retorno de la inversión realmente óptimo.

Porque, además, ¿para qué perder el tiempo con LinkedIn cuando tu potencial grupo de consumo va de los 15 a los 20 años y se mueve en TikTok? Por ejemplo.

2. El objetivo importa, y mucho

Para qué vas a usar tus redes sociales… Para promocionar productos y servicios determinados entre tus fans, para dar un buen servicio de postventa y atención al cliente, para mejorar el posicionamiento de tu e-commerce en Google, para aumentar las ventas de tu última colección… Un objetivo concreto necesita acciones específicas. Así que, lo mejor será definirlo cuanto antes.

De hecho, ese objetivo, junto al perfil del usuario al que te diriges y la red social escogida para ello, determinará el tipo de contenido a trabajar y la forma en la que debes interactuar con tu audiencia. Y no importa si el contenido es orgánico si se trata de campañas de publicidad de pago (Social Media Ads), todo lo que hagas en la red debe estar milimétricamente estudiado de antemano.

3. Ábrete al social commerce

Puedes tener tu tienda alojada en un dominio web y no por ello renunciar a la posibilidad de utilizar las plataformas de venta que ofrecen muchas redes sociales.

Estas funcionan muy bien para públicos muy segmentados y para un tipo de compra inmediata e impulsiva.

Herramientas como Instagram Shopping, por ejemplo, te permiten habilitar un catálogo de productos para su adquisición directa desde la propia red.

Saber qué hacer en las redes sociales como empresa implica un conocimiento profundo de las mismas, pero también del comportamiento de los consumidores y de su forma de relacionarse con sus marcas favoritas desde sus propios perfiles sociales. 

Así que, lo mejor en estos casos es que, si no cuentas con los profesionales adecuados, al menos que los busques en una agencia experimentada que sepa cómo maximizar tu presencia en las redes sociales.