¿Están las marcas preparadas para el nuevo consumidor 100% digital?

Están las marcas preparadas para el nuevo consumidor 100% digital

Conoce a tu nuevo cliente digital

Muchas empresas podrían pensar que sí, que ya están preparadas para un consumidor 100% digital. Sin embargo, ¿están realmente seguras de ello? 

No hay que olvidar que este tipo de perfil (al que tienden la mayor parte de los consumidores) inicia y finaliza su proceso de compra en la red. Es decir, se interesa por servicios y productos de manera online, los adquiere online, resuelve sus respuestas de satisfacción o críticas también online y los promociona y fideliza de igual manera en un entorno digital. Así que, replanteamos la pregunta: ¿gestionan las empresas todos estos escenarios eficazmente? La mayoría, no.

Las plataformas de comercio electrónico como solución

Y es que, contar con una plataforma de comercio electrónico es solo el principio hacia esta nueva aventura, a la que toda empresa y marca se ve arrastrada ante la fuerte digitalización de la economía, en general, y de los servicios y venta al por menor, en particular. La presencia en el comercio online es muchas veces imprescindible para sobrevivir en el mercado y por esta razón, contar con una agencia de experta es ahora más importante que nunca.

Factores a tener en cuenta en el comercio electrónico

Es importante estar al tanto de las nuevas tendencias de consumo y los cambios en el mercado que nos encontramos y más después de la llegada de la pandemia, ¿sabes como ha cambiado el 2020 nuestra forma de consumir online? Ahora, las características del servicio o producto importan, y mucho, también su precio, pero no hay que olvidar que cada vez un mayor porcentaje de consumidores y consumidoras determinan su intención de compra en función de otros factores

  • La confianza que genere la marca y sus valores como empresa.
  • La facilidad para adquirir ese producto o servicio de forma online.
  • La posibilidad de interactuar con la marca a través de redes sociales u otros canales digitales.
  • La seguridad en las compras online y la transparencia a través de un e-commerce.
  • El tratamiento adecuado de los datos personales tanto en la actividad empresarial como en sitio web (cumplimiento de la RGPD, LOPDGDD, ley de transparencia…).
  • La experiencia de compra (y no solo de uso del producto o servicio) que se extiende a la fase de posventa (capacidad de resolver cualquier incidencia a través de canales digitales).
  • La capacidad de la marca por informar al detalle sobre sus servicios y productos (forma de producción, utilidades, composición, facilidad de reciclaje…) en su página web y canales sociales a través de contenidos audiovisuales, infografías, manuales de uso…

La empresa que aborde todos estos puntos (y algunos más) de manera satisfactoria en un entorno online estará realmente preparada para satisfacer plenamente la demanda de un consumidor totalmente digital.

Porque la relación calidad-precio y el desarrollo de plataformas de venta y canales digitales es importante, pero también reforzar la presencia de la marca en la red y adoptar valores alineados con las principales preocupaciones de la sociedad.